CUENTOS DE LA GUERRA DE LOS MIL DIAS

CUENTOS DE LA GUERRA DE LOS MIL DIAS 

ESCRITO BASADO EN UNA HISTORIA NARRADA POR MAGDALENA HERRERA DE PEZET

El 15 de mayo de 1903, estudiaba en horas de la noche la niña de 12 años Magdalena Herrera Pedrol, interna única en el colegio capitalino de las Srtas. Rubiano, cuando fue interrumpida por Ema Pinillo (con letra O), empleada de las Rubiano, de unos 17 años, blanca con los cachetes rosados, colombiana, quien le dijo: “oye, acaban de matar a un cholo de Coclé”.  Magdalena saltó de su puesto, muy nerviosa, ya que ella era oriunda de Coclé.

Su padre, Don Ángel Maria Herrera, la había dejado estudiando en el Instituto de las Srtas. Matilde y Rosa Elena Rubiano ya que el había partido para Bogotá donde iba a ocupar un escaño en el Senado Colombiano.

¿No sabes quién es ese cholo? preguntó la niña.   “Claro que sí, y se más”, respondió Ema.   “Lo fusilaron a las 5 de la tarde en las Bóvedas y se llamaba Victoriano Lorenzo.”

Victoriano_Lorenzo_Fusilamiento

Foto del fusilamiento de Victoriano Lorenzo. 15 de mayo de 1903.  5 pm

La niña permaneció pensativa y con la mirada puesta en un punto lejano.    Ema, observando que la niña estaba intranquila, se preocupó y le preguntó: “¿Y a ti, que te pasa?”  La niña le dijo “Si me prometes no decirle a las Srtas. Rubiano que no estudié, te cuento algo”.  Ema, curiosa ante la reacción de la niña, accedió a callar y escuchar.

“Ese hombre” dijo Magdalena, “me sacó a mí, a mi madre, a mi tía, a mi abuelita nonagenaria y a mi hermanito Clodomiro de dos meses, a mis primas Inés y Amalia – también a la amiga Olivia[1], de nuestra casa de Penonomé por que la querían usar para cuartel”.

“Era en las horas de la tarde y yo estaba en la cocina siguiendo con interés los preparativos de la cena.   Hacían un arroz en un pote de barro grande con brazos, sobre un fogón de barro.   Había también plátano maduro, yuca y carne asada.  Yo tenia mucha hambre.”

“En la casa no había hombres.   Estábamos en la guerra de los Mil Días, que se libraba entre liberales y conservadores, y mi padre y mis tíos, conservadores o godos como les llamaban, habían abandonado Penonomé, sus negocios y sus familias, temiendo por sus vidas y se habían ido a la capital, Panamá, buscando protección.”

“En unas tres ocasiones, y  tarde en la noche, se habían acercado a la casa tenientes liberales, diciendo que nos fuéramos, que querían la casa para cuartel.   En cada ocasión, mi tía y madrina Juana de Dios, única mujer entre las hermanas Ángel Maria, Clodomiro y Antonio Herrera Hernández, salía a recibirlos y les decir que en la casa había una señora nonagenaria, de 92 años, que no caminaba, ni veía, ni oía bien, y que a esas horas no se le podía mudar.

Pero aquella tarde[2] llegaron resueltos a mudarnos y así lo hicieron.   Juana de Dios, la más valiente de mis familiares adultas, ya que mi mamá Tomasa temblaba, no pudo disuadir a los soldados liberales.  En corto tiempo nos encontrábamos todos en la calle.

Casa AMH en San Antonio

Casa de Don Angel Maria Herrera en el barrio de San Antonio que fue convertida en cuartel de Victoriano Lorenzo en octubre de 1901

Imagínense Ud. el Penonomé de aquellos días.  Nuestra casa estaba ubicada al inicio del barrio de San Antonio.    Era una casa amplia[3].   Mi padre, no sabiendo que tiempo se  ausentaría, había dejado la bodega provista de una gran cantidad de comida.    Había sacos de porotos, lenteja, arbejas, arroz, cebollas, latas de manteca, frutas y latas de mantequilla entre otras cosas.   Con todo eso se quedaron los liberales.

José Ángel el caballerizo, ayudó a hacer el hueco para esconder dinero en un lugar secreto – en un cuarto de la casa que daba a la calle.    Pero gracias a Dios habían cambiado el escondite a casa de la familia Hassenkrafft, tía de Blanca Carles, que después de la guerra les devolvieron el dinero.   Los Hassenkrafft[4]  eran extranjeros y no los molestaban en esta guerra.

Cuando los liberales comandados por Victoriano llegaron a nuestra casa esa tarde no tuvimos otra alternativa que irnos.   ¿Pero para donde?   ¿Y como?

Los parientes Adolfo Quirós (Amalia e hijos) se habían ido para Aguadulce y sabíamos que en su casa, podríamos alojarnos.   ¿Pero como llevábamos a mi bisabuelita invalida Magdalena Tuñón de Hernández?  La viejita Tuñón era la mamá de Luisa Hernández, y la abuela de mi papa don Ángel María Herrera – Luisa era mamá de los Herrera con don Braulio Herrera.

Era tarde – ¿Que íbamos a tener para comer?

Mi tía Juana de Dios trató de llevarse algunas cosas, pero los liberales no nos dejaron.   Había una caja de leche condensada que era para el recién nacido y tampoco la querían dar.    Pero gracias a la intervención de Alfredo Patiño de Antón y de Carlos George, parientes liberales, nos dejaron llevar la leche.

Comenzó la procesión por las calles de Penonomé, de la cual no me olvidaré mientras viva.   A mi bisabuelita nonagenaria la cargaron en silla de manos.   Al niñito Clodomiro lo llevaban en brazos. Amalia Herrera, Inés Aminta Herrera, Olivia Guardia y yo caminábamos asustadas.   Cuando pasamos frente a una casa apostada de soldados, nos gritaban “Que mueran los godos.   Y a ese niñito que llevan, mañana lo vamos a horcar en La Negrita, por que vamos a acabar con la semilla”.

Ema Pinillo escuchaba absorta el cuento de la niña.   Imaginaba aquellos momentos difíciles que atravesaron los adultos de la familia Herrera y en el susto bárbaro de los niños.   Aunque fuera época de guerra, no era justo.

¿Pero quién – le preguntó a la niña Magdalena – era Victoriano, el cholo que habían fusilado hacia pocas horas en las Bóvedas?

“Victoriano” le dijo Magdalena, “era un cholo originario de Coclé.   Estuvo preso, en la cárcel de Penonomé, por haberle causado la muerte a un colombiano teniente Hoyos.  Pero se pensaba que Victoriano había luchado en defensa propia, ya que si el no hubiera matado al colombiano, hubiera sido él, el muerto.   Estando en la cárcel, conoció al Dr. Carlos Antonio Mendoza, abogado, jefe del liberalismo que luego fue Presidente de la República.

Cuando los liberales durante la guerra necesitaron a alguien que conociera los caminos y ayudara a transportar municiones, Victoriano, agradecido a los liberales, se unió a ellos para ayudarles.

Preguntó Ema ¿Y qué pasó con Victoriano?   ¿Después de tantas luchas, victorias y derrotas?

Magdalena le contestó.  Los liberales perdieron rotundamente en la batalla del Puente de Calidonia.   De allí vino el tratado de paz de Wisconsin.

Habiendo sido declarada la paz, Victoriano continuó la guerrilla, se reunió con grupos en San Carlos, La Negrita, El Cacao, La Trinidad.   Fue capturado.  Cuando fue entregado a los conservadores por el liberal General Herrera, lo fusilaron, a pesar de que el tratado de Wisconsin garantizaba que se respetarían estos problemas y habría juicios.

Victoriano  no fue sometido a juicio – pendían muchas acusaciones sobre su cabeza; que había matado, o enviado a matar por orden suya, distintas personas.   Tales como:

  • un cura (el padre Russo de La Pintada);
  • Leandra, una señora de Penonomé que ahorcó en La Negrita;
  • un primo de los Aguilera, el Sr. José Ramón Herrando, cuando dormía en una hamaca en Rio Grande. Herrando era esposo de Sofía Ocaña, hermana de Doña Belermina Ocaña de Aguilera;
  • a Isaías Tejeira Pezet, hermano de Aquilino Tejeira Pezet en frente de su familia – su mujer e hijos que incluían niños – cuando regresaba con SALVO CONDUCTO por el camino viejo de La Pintada hacia Penonomé que pasaba por Marica y salía a Los Uveros. Dicen que le dejaron la barriga como una coladera.  También cuentan que a un hijo policía de Don Isaías le tocó estar presente cuando fusilaron a Victoriano.

Pienso que los investigadores de la historia de Victoriano se esforzarán por limpiar el nombre de Victoriano de algunos de estos crímenes.

En cuanto al Teniente Hoyos, entre ellos había una gran enemistad, basada en que tanto Hoyos como Lorenzo habían sido nombrados regidores de un lugar que se llamaba El Cacao.  Hoyos nombrado por el alcalde de Capira y Lorenzo por el de Penonomé.   Se celebró una junta de trabajo donde hubo una pelea, y allí se encontraron los dos.  Victoriano lo mató, en defensa propia, pero aun así le dieron muchos años de cárcel.

  “Hay muchos más detalles de los cuales hoy no vamos a hablar.      Lo único que aquí indicamos es que terminada la guerra fue entregado a las autoridades por un liberal, el General Benjamín Herrera, colombiano, y que – como tú me has dicho – fue fusilado por las autoridades en las Bóvedas el 15 de mayo de 1903.

Magdalena me dijo.  “Ahora Victoriano ha sido declarado héroe nacional, símbolo de rebeldía ante la injusticia y de devoción por la justicia y la libertad.

Es preciso comprender que la guerra es guerra y que en ella, y por causa de ella, los hombres cometen actos significativos en el momento pero que deben ser analizados posteriormente sin apasionamientos.

Por eso, queda pendiente aclarar lo que ocurrió con Victoriano entre el momento de sus triunfos respaldados y apoyados, y su trágico enfrentamiento ante un pelotón de fusilamiento”.

Este cuento fue narrado por Magdalena a su nieta Norita Scott-Pezet un día de los tantos que compartió con su abuelita a quien cariñosamente llamábamos Mimi o Mimorra.    Magdalena Herrera Pedrol de Pezet nació el 9 de junio de 1890 y falleció el 5 de enero de 1991 casi llegando a los 101 años.

Fuentes.

Vásquez Vásquez, Claudio, 1905-1983.  Mis memorias sobre el general Victoriano Lorenzo: Teniente Coronel Juan José Quirós Mendoza. 1900-1902. Publicado en 1973

Entrevistas orales.  Magdalena Herrera de Pezet.  Norita Diaz Tejeira.  Descendientes de Isaías Tejeira Pezet

[1] Olivia Guardia, a la sazón tendría unos once años.   Luego fue la madre de Carlos Iván Zúñiga.

[2] El éxodo ocurrió precisamente una tarde entre el 11 y el 13 de octubre de 1901.   El escritor   Claudio Vásquez Vásquez, en su libro publicado en 1973 “Mis memorias sobre el general Victoriano Lorenzo: Teniente Coronel Juan Jose Quiros Mendoza 1900-1902” nos dice que las tropas de Victoriano regresaron a Penonomé en la noche del 10 de octubre después de la batalla en Puerto Gago donde hubo más de cincuenta muertos entre los dos bandos.  Pero las fuerzas conservadoras habían abandonado Penonomé.  Así que al día siguiente, o sea el 11 de octubre, las huestes de Victoriano se mudaron para Penonomé. Es en esos primeros días cuando las fuerzas de Victoriano sacaron a las mujeres Herrera de su casa en San Antonio y  la convirtieron en cuartel, y se afincan en Penonomé un mes durante el cual los penonomeños la pasaron muy mal.

[3] La casa de San Antonio estuvo abandonada por muchos años.   Don Angel Maria se mudó a la hermosa residencia ubicada a un costado de la Iglesia San Juan Bautista.   En la casa de San Antonio Yeyo Solanilla estableció  su tienda Carmen y allí vivía con toda su familia.   Eventualmente el Municipio la tumbó y construyó un teatro de calle al aire libre que hoy día se luce con muchos espectáculos.     Incluyendo el reconocimiento a Norita Scott Pezet como gestora cultural en el marco de Penonomé en Abril 2015.

[4] Demetria Hassenkrafft – de nacionalidad francesa, fue la mamá de Dora, Blanca y Abelardo Carles.  No confundir con Damiana Hassenkrafft que era única sobrina de Demetria.

Explore posts in the same categories: Uncategorized

5 comentarios en “CUENTOS DE LA GUERRA DE LOS MIL DIAS”

  1. ariel Says:

    muy bueno el articulo me gustaría que me den los libros donde encotrar relatos de todas esta batallas en puerto el gago para un proyecto en mente y sobre la vida de pacifico vega gracias

    • norita2011 Says:

      Sr. Ariel Guerrero,
      Para mucha informacion sobre Victoriano Lorenzo, favor entre al sitio web de la Biblioteca Nacional de Panama. Alli en el Catalogo en Linea Ud. encontrara muchisimos articulos que le interesaran. Su proyecto seria un gran aporte para nuestra historia.

      • ariel Says:

        Si gracias por responderme sabe me gusta mucho la historia sobre todo de mi pueblo penonome, actualmente estudio una maestría en artes visuales y mi proyector se enfoca en plasmar prácticamente todos estos hechos del pasado de nuestro pueblo esta es una necesidad que tengo actualmente mi proyecto se enfocaría en entrevistar gente penonomeña que tenga mucha información sobre mi proyecto osea historiadores, gracias si ha entendido mi proyecto con mucho gusto aceptaría sus valiosos aportes, un saludo.

  2. norita2011 Says:

    Me avisa cuando quiere la informacion. Exitos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: